¿Os imagináis que los objetos cotidianos nos hablaran y cobraran vida? Esta colección me sugiere plasmar «objetos» observadores de lo humano, con sus múltiples formas en movimiento y su lenguaje propio.