Es una danza planetaria que fluye armónicamente entre el mundo exterior y el mundo interior.
El mundo interior, planeta tierra, nos muestra la riqueza de los microuniversos que conviven dentro de la tierra, como por ejemplo: el universo daliniano, el universo gaudiniano o el universo de las emociones humanas como el amor y la ternura.
El mundo exterior nos incita a cuestionarnos si existen seres extraterrestres, cómo son y qué sienten.